|

Misioneras de la caridad y la dignidad

Misioneras de la caridad y la dignidadEn nuestro pa√≠s hay 69 religiosas y 11 novicias que siguen las ense√Īanzas de la monja de Calcuta.
Calcuta también se encuentra en la Argentina. Como en las calles de esa ciudad india, se pueden ver en Béccar, Benavídez, Zárate y otros cuatro puntos del país religiosas con hábitos blancos con bordes azules.

Son las hermanas Misioneras de la Caridad, la congregaci√≥n dedicada a la atenci√≥n de “los m√°s pobres de los pobres” fundada por la Madre Teresa de Calcuta, de cuya muerte se cumplir√°n diez a√Īos pasado ma√Īana.

“Calcuta no es s√≥lo un lugar geogr√°fico. Cada uno, est√© donde est√©, tiene su propia Calcuta donde abrir su coraz√≥n para experimentar el amor personal de Jes√ļs en la cruz y expresar luego ese amor en el servicio a los dem√°s, sean la familia, los compa√Īeros de trabajo o los vecinos”, explica a LA NACION la hermana Mar√≠a Lyrio, una joven monja mexicana que vive en B√©ccar con seis “hermanas” de Italia, Tanzania, la India, Canad√° y Chile.

Si bien hablan perfectamente el castellano, entre ellas se entienden en ingl√©s -el idioma oficial de la congregaci√≥n- y rotan de pa√≠ses cada seis meses como m√≠nimo y cinco a√Īos como m√°ximo.

Dado el aniversario de “la Madre”, que se recordar√° el mi√©rcoles, las hermanas hicieron una excepci√≥n a su costumbre de no promocionar sus actividades. Recibieron a esta cronista y al fot√≥grafo de LA NACION por la ma√Īana mientras en el comedor, a escasos metros de la villa La Cava, empezaban a llegar hombres vestidos muy humildemente, saludaban con gentileza y pasaban a los sanitarios donde se ba√Īaban, afeitaban y hasta alguno le cortaba el pelo a otro.

“Ac√° tenemos agua caliente y fr√≠a y la comida es excelente. No podemos pedir m√°s”, dijo Luis Alberto, de unos 50 a√Īos. Cont√≥ que duerme, con otros de sus compa√Īeros que asisten al comedor, en la estaci√≥n Victoria del ferrocarril.

El almuerzo que se sirve allí todos los días, excepto los jueves -día que las hermanas dedican por entero a la oración-, es preparado por Santusa, una vecina de La Cava, con la ayuda de algunas hermanas.

El viernes pasado asist√≠a a la fiel cocinera la superiora de las hermanas, una fornida italiana que, aunque prefiere no hablar con los periodistas, cuenta que el n√ļmero de los mendigos que asisten var√≠a seg√ļn el men√ļ. “Los viernes vienen menos porque no les damos carne”, cuenta divertida. Con ella, los 45 hombres que almorzaron ese d√≠a rezaron con devoci√≥n un padrenuestro, tres avemar√≠as y una oraci√≥n al √°ngel de la guarda.

En ese momento en la casa de las religiosas, en la misma manzana donde está el comedor, pero sobre la calle Posadas al 1800, un grupo de hermanas ensayaban canciones en latín que cantarán en la misa del miércoles (ver aparte). Otras seguían con sus tareas habituales en el hogar para mujeres con diferentes deficiencias derivadas allí por la Justicia.

“Ac√° todas las hermanas son mi mam√°”, dijo Roxana grande, como llaman a una de las se√Īoras internas, porque tambi√©n vive all√≠ Roxanita, una joven platense fan√°tica de River Plate. Ambas Roxanas, otras compa√Īeras y algunas hermanas descargaban una camioneta con donaciones recibidas de una empresa de cosm√©ticos.

“Santa ya”

En la misa de pasado ma√Īana, la principal intenci√≥n ser√° la canonizaci√≥n de la Madre Teresa.

Cuando, a los 87 a√Īos, la peque√Īa religiosa de origen alban√©s falleci√≥, en 1997, los cat√≥licos clamaban a la Iglesia que fuera declarada “santa ya”.

Menos de dos a√Īos despu√©s Juan Pablo II autoriz√≥ la apertura de esa causa -un caso excepcional, dado que a√ļn no hab√≠an transcurrido cinco a√Īos de su muerte-, y en 2003 aprob√≥ un milagro, la curaci√≥n de una india de un tumor de abdomen, y la proclam√≥ beata.

En ese proceso se conocieron escritos en los que la religiosa describi√≥ haber dudado de su fe durante a√Īos. Ayer, Benedicto XVI explic√≥ en Loreto que tambi√©n la Madre Teresa hab√≠a conocido “el silencio de Dios”.

Por la vida

En Z√°rate, la primera sede argentina de la congregaci√≥n, est√° la casa de formaci√≥n de las aspirantes (son 11); un hogar de ancianos que fueron abandonados por los familiares en hospitales o recogidos de las calles (ahora son 65), y otro de ni√Īas con riesgo social derivadas de distintos juzgados de menores (en este momento son 25). All√≠ estuvo la Madre Teresa en 1982, cuando visit√≥ el pa√≠s.

En Benav√≠dez , las monjas atienden un hogar para enfermos de sida que pasan all√≠ sus √ļltimos d√≠as de vida (tienen ahora 8 varones).

“La Madre Teresa ense√Ī√≥ el valor de la vida, y por eso trabaj√≥ mucho para combatir el aborto a trav√©s de la adopci√≥n -en la India hay un hogar muy grande con chicos que fueron salvados de un aborto-. Un enfermo terminal es una persona hecha a imagen y semejanza de Dios. Las hermanas los limpian y cuidan para restaurar esa imagen en ellos y reconocer la dignidad de su persona”, explica Mar√≠a Lyrio, que, como sus compa√Īeras, habla de su experiencia en tercera persona.

Adem√°s de las ciudades mencionadas, hay casas de Hermanas de la Caridad en Mar del Plata, Villa del Rosario (C√≥rdoba), Malarg√ľe y San Rafael (Mendoza) y Frontera (Santa Fe).

En la Argentina viven 69 religiosas y 11 novicias y aspirantes. En el mundo hay 737 casas con 4713 religiosas que ya hicieron los votos perpetuos (de castidad, obediencia, pobreza y servicio voluntario y gratuito a los pobres m√°s pobres) y 717 novicias y aspirantes. Provienen de 89 pa√≠ses, aunque la mayor√≠a de las nuevas vocaciones son africanas y en cada destino realizan diferentes tareas seg√ļn las necesidades del lugar. En todos, sin embargo, dedican por igual m√°s de tres horas diarias a la oraci√≥n.

Por Silvina Premat

1 comentario »

  1. Es un hallazgo encontrar a alguien que realmente sabe lo que están hablando en Internet . Con seguridad, que sabes cómo llevar articulo a la luz y que sea didáctico. Más personas tiene que leer esto.

    Comment by serum bioeffect — 10/07/2018 @ 12:06 pm

Leave a comment