Dom 19.08.2018 | -18°(CABA)
 

Prueban novedoso sistema de Engorde de ovejas en corral

La Corporación Para el Desarrollo de la Cuenca de Pozuelo (CODEPO) agrupa a productores ganaderos de altura y acaba de finalizar una experiencia de engorde de ovejas en corral, que les permitirá mejorar la calidad de sus carnes y una mejor presentación.

“Se ha roto el mito de que no se puede hacer engorde en corrales en la región de la Puna jujeña”, expresó Walter Laime, productor integrante de la entidad, que acaba de compartir la experiencia con sus asociados.

“Con la experiencia se deja de lado el mito de los pobladores cuando argumentaban que sus animales no ingieren alimentos y solamente se alimentan con pastura natural y maíz” expresó Laime, quien destacó que ahora el productor tiene la alternativa de utilizar el alimento balanceado.

Desde la antigüedad los productores estaban acostumbrados a pensar que únicamente el engorde de los animales se debía hacer a campo abierto. Ahora se han dado cuenta que se puede hacer de otra manera, mejorar su nutrición y tener buenos resultados a pesar de las sequías, advirtió.

La experiencia se realizó en los corrales que la CODEPO tiene en la localidad de Cieneguillas, en el departamento Santa Catalina, donde también tienen en funcionamiento un matadero y un camión frigorífico para transportar la carne.

Allí se realizó engordes en corral con ovinos de distintos lotes, concluyendo que los animales alimentados en corral dan mayor rendimiento de carne que los engordados en el campo, expresó.
En la región de la Puna las lluvias son escasas y hay poca pastura, por lo que la cría del ganado está sujeta a los avatares meteorológicos, señaló Laime.

Los números de la experiencia

La CODEPO cuenta con unos 450 productores ubicados en cuatro de los cinco departamentos que componen la región: Santa Catalina, Rinconada, Yavi y Cochinoca. Los tres primeros comparten la Laguna de Pozuelos, en tanto el quinto es Susques. Sus integrantes cuentan con alrededor de 180.000 cabezas de ovejas.
Los animales que se utilizó fueron de la variedad “caras negras” y criollos, previamente seleccionados y cada uno con un testigo, para poder comparar las variables de peso.
“La experiencia de engorde en corral dura 40 días y en la primera semana los animales ya comen el alimento de las manos de los cuidadores”, ilustró entusiasmado Laime.
El alimento que reciben los animales en el corral es el camel-oveja, compuesto de levadura en polvo y pellets de alfalfa en cubos.

Para hacer notar las ventajas que lograron con la experiencia en corral, Laime señaló que el rendimiento en carne por res pasó de 5,800 a 10,200 kilogramos.

Estos resultados, señaló, les permitirá mejorar la venta ya que en La Quiaca el kilogramo se vende a 7 pesos, mientras que en San Salvador se comercializa entre 12 y 14 pesos el kilogramo.

“Nos interesa mucho ampliar el mercado de venta y pensamos que para Navidad y Año Nuevo vamos a poder comercializar unos 400 corderitos terminados en corral, además de unificar la calidad del animal”, señaló.

Por el agua

El agua escasea pero el problema ya tiene una vía de solución. La CODEPO está haciendo construir dos pozos, en Lagunilla de Pozuelo y Guayatayoc, ambos en Rinconada, para extraer el preciado elemento con una electrobomba, que servirá a 19 unidades productivas. Luego continuarán con otros sectores.
La provisión de agua es completa ya que se almacena en tanques australianos y se realiza la distribución.
La CODEPO brinda la asistencia técnica y entrega los alimentos que los productores van a pagar cuando vendan lo que producen.

La Ley Nacional Ovina 24.422 les permitió acceder a créditos que resultan beneficiosos para los productores ya que deben restituirse a cinco años, con dos años de gracia y hasta el momento se han beneficiado 110 productores.

Sin embargo, el proyecto es más ambicioso porque incluye mejorar la comercialización de la lana y la inclusión en el engorde en corrales a las llamas, otro recurso animal que tiene la provincia para su desarrollo ganadero.

Utilizan hongos para nutrir a ciertas plantas

Investigadores del Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE) de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) realizan estudios para demostrar que el aporte de minerales específicos a las plantas mediante una vía natural que son los hongos micorrícicos puede resultar muy beneficioso.

Según Orlando Popoff, del Laboratorio de Micología del IBONE, el término “micorriza” hace referencia a la simbiosis hongo-raíz que es un fenómeno general en los vegetales y recordó que las micorrizas hasta mediados del siglo pasado eran consideradas excepciones, pero pronto se supo que casi la totalidad de las plantas verdes, con algunas excepciones, viven en simbiosis con hongos.

Hasta la fecha, Popoff y sus colegas han llevado adelante experiencias en yerba, en maní y actualmente en plantas medicinales, y aunque aún está en fase de laboratorio, algunos resultados preliminares ratifican la vialidad de esta técnica que utiliza hongos micorrícicos.
El método consiste en extraer hongos micorrícicos de la tierra, se los identifica y se los inocula o coloca en los plantines para que colaboren en la absorción de minerales de la tierra. Esos hongos aumentan varias veces la capacidad de absorción con respecto a la capacidad natural de las raíces de las plantas.

El problema principal consiste en hacer que esa técnica sea rentable, debido a la difícil producción y posterior manipulación del inóculo.

La acción de los hongos

Los investigadores explican que el principal beneficio de los hongos micorrícicos para las plantas verdes es que incrementan el área fisiológicamente activa en las raíces, aumentando notablemente la captación de agua y nutrientes como fósforo, potasio y calcio del suelo. También aumentan la tolerancia de las plantas a las temperaturas del suelo y acidez extrema causadas por la presencia de aluminio, magnesio y azufre.

Proveen protección contra ciertos hongos patógenos y nematodos e inducen relaciones hormonales que producen que las raíces alimentadoras permanezcan fisiológicamente activas por periodos mayores que las raíces no micorrizadas.

El hongo en tanto, recibe principalmente carbohidratos y vitaminas desde las plantas. Los dos tipos más comunes, extendidas y conocidas son las ectomicorrizas y las endomicorrizas. La primera actúa sin entrar en el interior de las células y la segunda invade la raíz y penetra en el interior de las células del corte.

La colección de los hongos

En el Laboratorio de Micología del Instituto de Botánica del Nordeste se desarrolla diversas actividades relacionadas con los hongos. La tarea principal, que le dio origen, es el estudio taxonómico de las especies del nordeste argentino y de regiones limítrofes. De esta forma, el laboratorio cuenta con aproximadamente 4500 ejemplares de hongos coleccionados principalmente en la región mencionada.

La finalidad de esta tarea es conocer la biodiversidad de hongos, o micobiota, existente en gran parte de nuestro país.

De hecho, mucho se habla de la protección de los ambientes naturales, pero poco se conoce de los mecanismos necesarios para que estos sigan funcionando eficientemente, explicó Popoff.
En este sentido, los hongos son integrantes indispensables en lo que se refiere a la descomposición de toda materia orgánica, la cual vuelve a la tierra, por medio de la acción de los hongos, en forma de compuestos fácilmente accesibles para continuar con el ciclo del carbono.

“Conocemos a casi todos los grandes animales, a casi todas las plantas, pero poco sabemos sobre nuestra micobiota” dijo el profesional. (Agencia CyTA-Instituto Leloir UNNE)

Técnicos del NOA se capacitaron en lechería

Con la intención de contar ya en diciembre con “un gran equipo de técnicos y especialistas del NOA, para potenciar la idea del INTA de su proyecto nacional de lechería extrapampeana”, dicho organismo convocó a técnicos de Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy para capacitarlos en producción lechera bovina.

El ingeniero Adrián Salinas, del INTA Santiago del Estero, señaló al respecto que para llegar a un plan regional homogéneo durante tres semanas se capacitó a técnicos del INTA, particulares y del Gobierno santiagueño en el entendimiento de que esta actividad podría constituir una alternativa complementaria o incluso principal en varias provincias.

En declaraciones al sitio Zona Rural, Salinas aseguró que el tema está generando verdadero interés en el NOA: “A pesar de todos los problemas, el productor está respondiendo. Hay gente que está avanzando” dijo, a la vez que remarcó las expectativas de que se lleve adelante un buen trabajo en este sentido: “Se va a armar con criterios y sugerencias de las distintas provincias, compartiendo y conociendo, para llegar a un plan homogéneo a nivel regional”.

Como todo trabajo de campo, esta idea de lechería extrapampeana impulsada por el INTA es a largo plazo. “Uno tiene que pensar con visión de futuro. Tenemos que reconocer que las características de nuestro NOA: la producción no se da en los niveles de la zona núcleo lechera, la mayoría de las provincias importamos leche”, aclaró el profesional.

El ingeniero Salinas, especialista en rumiantes menores y lechería, observó que el problema del constante monocultivo es bastante grave en la zona de riego santiagueña. “Un sistema de tambo permitiría ir rotando los lotes de producción con otras alternativas productivas, como pueden ser las pasturas, acompañando esa recuperación de los suelos”, consideró. A su criterio, el sistema silvopastoril del NOA es mucho más intenso que el de la zona núcleo lechera y “no estamos tan acosados con la expectativa de la soja”, agregó.

Publicado en:

Compartir:  del.icio.us Digg Google Technorati Windows Live Yahoo!


  1. No hay comentarios

Dejar una respuesta
Aristotelizar no se responsabiliza por los comentarios realizados por terceros. Asimismo, aristotelizar.com se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que puedan contener expresiones discriminadores, inapropiadas o contrarias a las leyes de la República Argentina.